Los procesos cognitivos

 

¿Qué son los procesos cognitivos?

Básicamente, son los procesos que permiten que procesemos la información que nos llega a través de los sentidos, que la guardemos, manipulemos, la recuperemos interactuando con el mundo. Y que sobre todo aprendamos.

Los procesos cognitivos, también denominados funciones cognitivas, incluyen aspectos básicos, como la percepción y la atención, y otros más elaborados, como el pensamiento. Cualquier actividad que realicemos, como leer, lavar los platos o ir en bicicleta, lleva implícito un procesamiento cognitivo.

Estos se pueden clasificar en dos grupos. El primero denominado Procesos Cognitivos Básicos y el segundo Procesos Cognitivos Superiores.

El primero lo componen: Sensación, Percepción, Atención y Memoria. A su vez, el segundo está compuesto por: Pensamiento, Aprendizaje, Lenguaje, Funciones ejecutivas, además de la creatividad y la motivación.

Cerebro

“Las funciones ejecutivas son actividades mentales complejas, necesarias para planificar, organizar, guiar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento necesario para adaptarse eficazmente al entorno y para alcanzar metas.”

(Bauermeister, 2008).

Procesos cognitivos relacionados con el TANV

1

Orientación

Uno de los aspectos más importantes en nuestra vida es saber situarnos dentro de una situación o un momento a nosotros mismos y a los demás.

Para ello debemos tener una buena orientación de nosotros mismos y de lo que nos rodea, así como de conceptos tan importantes como el espacio o el tiempo en el que nos encontramos.

Y nuestros hijos suelen desorientarse con facilidad.

Lenguaje

El lenguaje es la capacidad que tenemos para expresar pensamientos y sentimientos a través de la palabra.

Es la herramienta que usamos para comunicarnos y para organizar y transmitir la información que tenemos sobre nosotros y sobre el mundo.

La producción del lenguaje consiste en la materialización de signos (sonoros o escritos) que simbolizan objetos, ideas, etc., De acuerdo con una convención propia de una comunidad lingüística (Lecours y cols., 1979).

Memoria

La memoria es algo más complejo que un simple proceso mental. A grandes rasgos se podría decir que se encarga de la codificación, almacenamiento y recuperación de la información.

La memoria es la capacidad mental que posibilita a un sujeto registrar, conservar y evocar las experiencias (ideas, imágenes, acontecimientos, sentimientos, etc.).

Cognición social

La cognición social es el conjunto de procesos cognitivos y emocionales mediante los cuales interpretamos, analizamos, recordamos y empleamos la información sobre el mundo social.

Hace referencia a cómo pensamos acerca de nosotros mismos, de los demás y su comportamiento y de las relaciones sociales, y cómo damos sentido a toda esa información y emitimos comportamientos a base de ella.

Funciones ejecutivas

En nuestra vida diaria necesitamos las funciones ejecutivas para desenvolvernos en nuestro entorno y conseguir nuestros objetivos.

Son fundamentales, por ejemplo, cuando planificamos el día al levantarnos por la mañana, pensando qué tenemos que hacer, en qué orden, cuánto tiempo nos costará hacer cada una de las cosas e ir de un sitio a otro, e incluso si tenemos que modificar el plan sobre la marcha en caso de que haya algún imprevisto o necesitemos realizar alguna nueva tarea con la que no contábamos.

Habilidades visoespaciales

Las habilidades visoespaciales son muy útiles en nuestro día a día. Gracias a ellas controlamos la distancia que puede haber entre dos objetos, lo que puede ser muy útil, por ejemplo, a la hora de aparcar para controlar el espacio que tenemos entre nuestro coche, los obstáculos de alrededor.

También utilizamos las capacidades visoespaciales a la hora de imaginar un sitio o dirección sobre los que nos están hablando o cuando necesitamos girar objetos mentalmente para saber de qué manera pueden quedar antes de hacerlo.